Plantar alcachofas en nuestro huerto

Cómo plantar alcachofas en nuestro huerto

Las alcachofas pertenecen a la familia de las Asteraceae (Cynara cardunculus var. Scolymus); se trata de plantas algo delicadas, pero fáciles de cultivar. Su ingesta es muy recomendable desde el punto de vista medicinal ya que posee un alto contenido de fibra; además de ser diurética, y digestiva, aporta sensación de saciedad y ayuda a la pérdida de peso.

Si tienes un huerto y estás pensando en plantar alcachofas, hay algunas recomendaciones que pueden venirte bien.

Cuidados necesarios en el cultivo de las alcachofas

Las alcachofas son plantas delicadas que aún necesitando frío no soportan temperaturas muy bajas. El exceso de calor no les viene nada bien, por lo que hay que estar un poco pendiente para evitar el impacto de las estaciones en las alcachofas.

En cuanto a la humedad y la frecuencia de riego, depende de la región en la que vivas; lo más importante es saber que las alcachofas necesitan humedad, pero en su justa medida, ya que el exceso puede ahogar las raíces y echar a perder el cultivo. Si vives en áreas cálidas, tendrás que regar a menudo; lo ideal es el sistema de riego por goteo, sobre todo si has cultivado unas cuantas plantas de alcachofa.

En lo que respecta al tipo de suelo en el que debes cultivar la planta de alcachofa, tienes que tener en cuenta que necesitas un suelo drenado que deje respirar a las raíces y que retenga la humedad. Lo ideal es enriquecerlo con un sustrato a base de materia orgánica y humus, pero ya sabes que puedes hacer tu propio abono en casa con restos orgánicos.

Cómo cultivar nuestras alcachofas en el huerto

Lo más sencillo es comprar la planta; de esta manera ahorras en tiempo desde el sembrado hasta la cosecha. Las alcachofas que se cultivan de esta forma tardan unos 7-8 meses en dar frutos.

Si prefieres plantar esquejes, la mejor época es en los meses de verano, entre julio y agosto. Puedes hacerte con esquejes de alcachofa fácilmente en cualquier vivero o a través de internet. De una planta madre pueden sacarse 4 o 5 esquejes.

Por último, las semillas es el sistema más económico y, aunque hay que estar bastante pendiente al principio, si te gusta la jardinería y la horticultura es el más gratificante. Las semillas, al igual que los esquejes, se pueden adquirir fácilmente en tiendas especializadas. Si vas a plantar varias semillas, acuérdate de dejar un espacio de aproximadamente un metro entre ellas, para que puedan desarrollarse bien.

Los frutos se recolectan en invierno y lo normal es comenzar por las alcachofas centrales, que son las más voluminosas, después las que están alrededor y crecen en los tallos laterales. Si no se retiran los frutos a tiempo, crece una flor en tonos violeta, muy vistosa, pero que no es comestible.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *