Cómo plantar y cuidar un laurel. Propiedades del Laurel

El Laurel o Laurus nobilis es un árbol de hoja perenne que presenta un follaje cerrado y oscuro y una impecable adaptación a la poda. Su nombre ha estado unido a muchos personajes de la historia.

Si quieres saber más sobre plantas ornamentales

  • Nombre Científico: Laurus nobilis
  • Nombre Común: Laurel
  • Follaje: Perenne
  • Altura: 20 metros
  • Forma: Árbol
  • Floración: Si
  • Poda: Admite poda

Descripción del Laurel

El Laurel es un árbol originario de la cuenca mediterránea y gusta, por tanto, de las condiciones de un clima cálido. Sin embargo, resulta bastante adaptable y sobrevive dignamente en ambientes menos favorables.

Cómo son las hojas del Laurel o Laurus nobilis

Las hojas del Laurel son estrechas y coriáceas, a veces con el borde ondulado, y están repletas de un aceite esencial de conocido aroma, apreciable con facilidad al deshacerlas entre los dedos.

Cómo es el tronco del laurel

La corteza del tronco del laurel y sus ramas son de un tono muy oscuro, áspera antes que arrugada, lo que contribuye a darle ese aspecto imponente que le caracteriza.

Los sexos se localizan en plantas distintas ( es una planta dioica) por lo que sólo las hembras producen frutos, que son unas pequeñas bayas esféricas y oscuras de reducido tamaño. En todo caso, las flores del laurel son diminutas y se disponen en las axilas de las hojas del laurel en apretados ramilletes.

Los laureles crecen de forma pausada pero, con el tiempo, pueden alcanzar alturas y dimensiones considerables.

Su nombre científico (Laurus nobilis) nos recuerda un pasado lleno de honores. Las personas que llevaron sobre su cabeza una corona de laurel fue por conseguir o llevar a cabo algún acto de valentía, arrojo o calidad poética. Las coronas de laurel pintadas, bordadas o esculpidas, han adornado, y aún hoy lo hacen, multitud de lugares y edificios públicos y, en distinta medida medidas, documentos, sellos o escudos.

Cuidados del laurel

Los laureles prefieren situaciones soleadas debido a su origen mediterráneo. Sin embargo, se adaptan a la perfección a aqeuellas de caracter sombrío, de hecho, parecen necesitar de la protección de la sombra durante los primeros años de vida.

Son aptos para cualquier terreno que tenga una inmejorable capacidad de drenaje y admiten la poda incluso esta el realmente severa.

Enfermedades del laurel

¿Tienes un laurel enfermo y no sabes qué le sucede?. Aquí te damos todas las claves para identificar las enfermedades más comúnes del laurel.

Para prevenir la aparición de enfermedades en tu laurel te damos una serie de consejos:

Podar la copa del laurel durante el invierno para mejorar el flujo de aire como medida preventiva. Mira los factores ambientales, especialmente el riego durante las primaveras húmedas, para asegurar que la humedad no se acumula cerca del árbol. Aplicar un fungicida después de la poda y otra vez en la primavera.

Antracnosis

La  Antracnosis debe ser tratada en invierno, cuando hay que podar todas las ramas infectadas, y las hojas deben ser retiradas y destruidas.

Evita colocar demasiadas plantas cerca de su laurel; estar seguro de que el aire pueda circular a través de cualquier planta.

Los síntomas de dicha enfermedad es la aparición de manchas de color canela. Estas lesiones oscuras que aparecen en las hojas y ramas de árboles de laurel pueden ser indicadores de la antracnosis, una enfermedad que es causada por el hongo.

Hay fungicidas de contacto, como el azufre en polvo, fungicidas sistémicos (acción penetrante) que sirven para el tratamiento de dicha enfermedad.

Otro tipo de árboles pueden verse afectados como: la catalpa, el plátano de sombra, magnolio y lagerstroemeria. Entre las especies más sensibles del jardín a esta enfermedad están los claveles, crisantemos, dalias, violetas, geranios, zinnias, lilas y rosales.

La antracnosis aparece en aquellas épocas de mayor humedad.

Oidio

El oidio necesita muy poca humedad ambiental para su desarrollo, lo que sí necesita es calor por lo que la primavera y sobre todo el verano es la época más peligrosa, aunque soporta también el frío. Cuando está completamente arraigada y que coincide por lo general en otoño, sobre estas manchas aparecen puntos negros que son los aparatos fructíferos del hongo.

El oídio forma sobre tallos, hojas, flores y frutos un tapiz blanquecino de aspecto algodonoso pulverulento y que aparecen como manchas blancas, incluso en algunas especies como rosales las cubre de moho blanco como si fuera harina.

El oídio es una enfermedad criptogámica que ataca sobre todo a las plantas ornamentales, y que es de las más fáciles de erradicar aunque lleve bastante tiempo la planta afectada.

Se deben quitar las hojas infectadas y aplicar fungicidas antes de que aparezcan las manchas si ya se han dado otros años. Ataca a especies ornamentales y también frutales como los cítricos y la vid. Al dificultar la fotosíntesis las hojas se tornan amarillas y rugosas hasta su destrucción total.

Propiedades del laurel

Las hojas del laurel contiene eugenol, un compuesto con propiedades antiinflamatorias, antioxidantes, antimicóticas y antibacterianas, la infusión puede ser útil para elaborar compresas que, colocadas sobre el pecho, ayudan a aliviar la tos y otros síntomas del resfriado. También pueden hacerse gárgaras para potenciar los resultados. Esta infusión puede tomarse antes de la comida, ya que tiene compuestos que ayudan al cuerpo a procesar la insulina, pudiendo servir para ayudar a reducir los niveles de azúcar en la sangre. Puede aplicar una pasta de hojas de laurel en la parte frontal de la cabeza para obtener alivio de la cefalea intensa. Colar y beber esta mezcla mientras está caliente.

En caso de dolor de cabeza, se puede hervir unas hojas de laurel en el agua durante unos minutos. En el caso de dolor en las articulaciones, puedemos hacer una cataplasma de hojas de laures y hojas de ricino, y lo atamos alrededor de las articulaciones inflamadas para reducir el dolor y la hinchazón. Aumenta la circulación y provoca una sensación de bienestar.

El masaje de las sienes con aceite de laurel ayuda a aliviar las migrañas y dolores de cabeza. El aceite extraído de la hoja de laurel tiene propiedades anti-inflamatorias que pueden aliviar el dolor causado por torceduras, esguinces, artritis, reumatismo y dolores generales.

Las hojas de laurel también poseen propiedades astringentes que pueden ayudar a evitar las secreciones debido a las infecciones y a reducir la transpiración excesiva resultante de las enfermedades. La infusión resultante es un diurético, que incrementa la micción para remover el exceso de agua del cuerpo, y un emético, para inducir los vómitos.

Las hojas de laurel se han utilizado medicinalmente durante muchos siglos.

 

Deja tu comentario!