1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Plantar Ñame. Un tubérculo importante en la alimentación

Para los que están abiertos a otro tipo de cultivos y necesitan introducir algo nuevo en su huerto, en como-plantar.org os proponemos sembrar inhame (en español se traduce por “ñame”), y se trata de un tubérculo parecido a la patata. Es originario de Brasil y de los climas tropicales, pero si puedes mantener las condiciones necesarias para que crezca, tú también puedes cultivarlo.

Cómo plantar ñame con éxito

Si quieres saber más sobre plantas ornamentales

Si quieres que el tubérculo se desarrolle y poder disfrutar de su sabor, hay que empezar por buscar un lugar adecuado en tu huerto o en tu jardín. Esta planta necesita suelos fértiles y drenados; ya sabes que, aunque necesiten bastante agua, los tubérculos pueden llegar a ahogarse si el agua se estanca. Por este motivo también es necesario levantar el suelo con pala y azadón, de esta forma creamos una zona de drenaje, que nos permite mezclar la tierra con abono orgánico y otros fertilizantes naturales necesarios para su desarrollo. Cuando trabajes la tierra, acuérdate de retirar las piedras, los pegotes de tierra apelmazados y los hierbajos.

Otro factor importante es evitar que el suelo sea arcilloso, ya que es muy pesado, con lo que el inhame no va a crecer; lo mejor son los suelos franco-arenosos, que tienen un grado de compactación que favorece el crecimiento de este tubérculo. Si tienes un medidor de pH en casa, asegúrate de que está entre los valores 5 y 6.5, que es lo aconsejado por los expertos en este tipo de plantas.

En cuanto al clima, al ser de origen tropical, necesita unas temperaturas entre 18⁰C y 35⁰C y bastante agua, por lo que hay que estar pendiente de que el suelo mantenga un cierto grado de humedad de forma constante. Esta planta necesita luz directa del sol, por lo que elije un lugar en el que esté expuesto a ella la mayor parte del día.

Cómo plantar ñame. Cultivo y recolección

El ñame se cultiva por medio de rizomas, que son las raíces subterráneas de la planta; la mejor época es entre abril y junio, que es cuando más suele llover, pero puedes adaptarlo a la región en la que vivas. Es muy importante que te cuides de las heladas, ya que el inhame no sobrevive a bajas temperaturas. Una vez has preparado el suelo como se ha dicho antes, tienes que hacer un hoyo de aproximadamente medio metro, ya que necesita profundidad.

A partir de las 5 semanas después de la siembra, y si todo sale bien, comenzarás a ver los tallos de ñame; en este momento, comienza lo que se conoce por “latencia”, que es un período de tiempo en el que la planta se queda como dormida y no experimenta cambios externos visibles. Se reconoce porque el tallo se seca y adquiere un color marrón oscuro. Esta etapa dura entre 3 y 4 meses, y no se debe recolectar el tubérculo durante este tiempo, sino cuando veamos que la planta empieza a brotar; es entonces cuando el ñame está listo para su consumo.  Por cierto, ten en cuenta que hay variedades que tardan en germinar.

Deja un comentario