Podar la Madreselva Común

La madreselva soporta igual de bien el sol como una ligera sombra. Le gustan los suelos mullidos, ricos y un poco húmedos. Le beneficia una poda regular y ligera que la libere de las ramas secas, pero puede pasarse sin ella.

Cómo y cuándo podar la madreselva Al plantar

Entre noviembre y marzo, se corta justo el extremo de las ramas más largas para favorecer el enraizamiento y la ramificación.

Durante el primer año, se van sujetando los retoños al soporte.

Para qué podar la madreselva

Fundamentalmente para limipiar el arbusto y descargarlo de las ramas secas.

Poda anual de la Madreselva

Entre noviembre y enero, se eliminan las ramas muertas. Se cortan las ramas dañadas conservando al menos dos o tres yemas a partir del punto donse se insertan.

A principios de la primavera, se suprime el exceso de ramas.

Cómo rejuvenecer una madreselva

Si la madreselva da menos flores y está llena de ramas muertas, es el momento de proceder a una poda severa. Entre noviembre y enero se cortan todas las ramas a unos 10 cm del suelo. No debemos olvidar de cubrir con masilla cicatrizante los cortes de un diámetro superior a 3 cm.

Siempre debemos podar los árboles y arbustos en periodos en los que no se producen heladas.

Guardado en Poda Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *