Plantar ajos en nuestro huerto

El ajo es un producto altamente valorado por sus propiedades nutricionales y medicinales; así que si eres un fan de de este bulbo, te conviene cultivarlo en casa, y disponer de él siempre que lo necesites. Aunque requiere de ciertos cuidados, resulta muy satisfactorio cultivar estos productos en casa y utilizarlos en tu cocina en cualquier momento.

Cómo plantar ajos en casa.

Lo primero a la hora de cultivar ajos es la calidad del suelo, ya que necesitan un suelo fértil. Por eso, si sólo cuentas con terrenos arenosos o arcillosos, conviene que utilices abono, bien estiércol u otro material orgánico que tengas a mano.

Además, el ajo necesita mucha luz solar, así que acuérdate de buscar en tu jardín o en tu casa (si vas a plantar en maceta) un lugar en el que dé el sol la mayor parte del día. También tienes que tener en cuenta que, aunque necesita luz solar, no soporta temperaturas muy altas, por lo que si vives en climas muy calurosos y secos,  es mejor que cultives el ajo en el interior de casa o en un invernadero donde puedas reproducir las condiciones  idóneas para su cultivo.

En cuanto a la cantidad de agua que esta planta necesita, es muy importante regarla con frecuencia, ya que requiere de mucha humedad. Otro punto esencial es asegurarse de que los suelos drenen bien en caso de que hayas elegido el jardín y, si vas a cultivarlos en el interior, procura que la maceta tenga agujeros en su base, ya que así evitarás que se acumule agua en el sustrato y se pudran las raíces y, además, podrás mantener la planta húmeda con el riego

Cómo plantar ajos paso a paso

Para empezar, has de saber que los dientes de ajo se siembran de forma superficial, a unos 2 o 3 centímetros de profundidad, y colocando las puntas hacia arriba. Después, hay que cubrirlos totalmente con una mezcla de sustrato orgánico y abono.

Lo que se planta no son semillas, sino el bulbo o diente directamente en la tierra, por lo que puedes utilizar cualquiera que tengas ya en tu casa. Cada diente se planta separado uno de otro por unos 15 centímetros y, en caso de que vayas a plantar en filas, cada fila debe estar separada una de la otra unos 30 o 40 centímetros.

Con respecto a la mejor época para su cultivo, el ajo se puede plantar tanto en primavera como en otoño y así podremos disfrutar de sus beneficios durante todo el año.

Cuándo recolectar el ajo

Para la recolección se arranca una vez que las hojas se hayan marchitado; pero no se pueden utilizar hasta que no se hayan secado al sol, lo cual tarda unos cuantos días. Por cierto, si ves que la planta empieza a florecer hay que cortar el brote, que se puede utilizar como condimento en ensaladas.

Un último apunte sobre el cultivo de los ajos es acerca de las plagas, porque son muy comunes en este tipo de plantas, especialmente las larvas, las moscas y los escarabajos, por lo que hay que estar atento a posibles ataques de estos insectos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *