Buganvillas: Cuidados, plantación y variedades

Las buganvillas son arbustos trepadores, a veces con espinas recurvadas en las axilas de las hojas. Son de hojas alternas, flores pequeñas, axilares, solitarias o en grupos de tres, rodeadas por brácteas persistentes con aspecto de hojas y coloreadas vivamente. Perianto (envoltura floral compuesta del cáliz, calículo y corola) tubular, fusiforme, con 5 lóbulos. Androceo con 5-10 estambres desiguales, generalmente exertos.

El fruto de las buganvillas es en aquenio alargado y con 5 lóbulos. Comprende 14 especies nativas de Sudámerica. Tres especies se cultivan a menudo en pérgolas y enrejados por sus abundantes brácteas coloreadas a la manera de flores.

Descripción de la Buganvilla

Esta conocida planta trepadora representa todo el encanto y el exotismo de las regiones más cálidas de nuestra geografía. Su merecida fama le viene dada por el brillante espectáculo de sus colores, que llena todo el largo verano mediterráneo y también el de aquellas zonas del norte peninsular cercanas a la costa.

Como es bien sabido, la buganvilla viste con sus colores cualquier pared, celosía o pérgola que reciba buena dosis de sol, y lo hará durante varios meses de forma initerrumpida y generosa.

La buganvilla desarrola tallos sarmentosos, dotados de fuertes espinas, que alcanzan los 4 o más metros de longitud y que carecen de órganos especializados para sujetarse por sí mismo. Como las ramas van lignificándose paulatinamente por la parte inferior y las ramificaciones son bastante rígidas más que trepar lo que hace es apoyarse. Por eso es recomendable ir atando sus ramas a medida que crece si queremos  que lo haga bien pegada a nuestra pared o celosía. Las hojas son oscuras, redondeadas y tienen una consistencia semicarnosa. Lo que hace más bella a esta planta son unas hojas especialmente modificadas que acompañan a las flores, insignificantes, llamadas brácteas y que en la buganvilla tienen textura de papel y se encuentran coloreadas en vivos tonos blanco, violeta-púpura, rojo, amarillo-anaranjado y morado.

Cuidados de la Buganvilla

Las buganvillas proceden de Brasil, por lo que aman el sol y las temperaturas cálidas. Requieren de un buen suelo abonado de jardín que sea suelto y no retenga el agua en exceso.

En regiones de clima suave se podan en primavera, entresacando algunas ramas y reduciendo los extremos de los tallos. En aquellos lugares donde los inviernos son moderadamente fríos, la poda se realiza al final de esta estación para obtener un vigoroso rebrote.

Consejos para plantar una buganvilla

Estas trepadoras resultan siempre espectaculares al teñir con su color las paredes, balaustradas o tejadillos donde se las haga crecer. Su efecto es además, duradero, sobre todo en función del calor y el sol que reciban.

En las regiones españolas más septentrionales es preferible cultivarlas cerca de la costa y apoyadas en una pared con orientación sur.

Tipos y variedades de Buganvillas

Bougainvillea glabra

Arbusto trepador vigoroso de hojas elípticas de 13 cm de longitud, con la base estrecha y el ápice agudo, glabras o con pubescencia esparcida. Haz brillante y envés más pálido con pubescencia en la nervadura. Brácteas de color blanco o púrpura, onduladas, a veces persistiendo después de que de que la flor ha pasado. tubo del perianto inflado, pentagonal, con corta pubescencia.

Bougainvillea spectabilis

Arbusto trepador vigoroso con espinas prominentes. Hojas ovadas de 10 cm de longitud, tomentosaso puberulentas sólo en el envés.

Brácteas de color rosa a púrpura de 5-6 cm de longitud, con el tubo del perianto ligeramente anguloso, pubescente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *