1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 4,00 de 5)
Cargando…

Cómo plantar grama en nuestro jardín

Plantar grama paso a paso

Si quieres saber más sobre plantas ornamentales

La grama (Cynodon dactylon) ha sido y sigue siendo tratada de mala hierba en nuestros jardines y en las verdes praderas de césped. Como el césped, la grama es una gramínea con la diferencia de que esta última se reproduce por estolones.

como-plantar-gramaLa grama tiene una raíz potente y un sistema de estolones que hacen de la grama una mala hierba casi invencible. Esta cualidad hace de la grama una cespitosa muy adecuada para climas con poca precipitación e inviernos de suaves temperaturas.

La grama se adapta a cualquier tipo de suelo, no es exigente en abono y las siegas son menos frecuentes que en el césped.

El problema de la grama es que su aspecto estético es menor y no es tan agradable al tacto como el césped y desde luego menos confortable que éste.

Plantación de grama por esquejes o estolones

Preparación del terreno para plantar la grama

Para plantar la grama como para plantar el césped es necesario la preparación del terreno. Para ello partimos de una escarda manual para la retirada de malas hierbas y de un despedregado del terreno.

Una vez retiradas las malas hierbas y las piedras del terreno procederemos a pasar una mula mecánica para mullir el terreno y así facilitar la plantación.

Seguidamente nivelaremos el terreno y lo compactaremos ligeramente para facilitar la posterior plantación de los esquejes.

Plantación de la grama

Recolectaremos esquejes o estolones de grama con tres nudos y lo plantaremos en nuestro terreno con una densidad de 12 a 15 ud/m2. Abriremos un pequeño hoyo con una azadilla o escardilla e introduciremos el esqueje de la grama hasta el segundo nudo dejando al descubierto un nudo.

Los estolones o esquejes de grama los plantaremos inclinados para favorecer la reproducción de la grama por estolones.

Posteriormente podremos agregar algún tipo de sustrato, como por ejemplo mantillo.

Por último realizaremos un riego abundante y mantendremos durante dos semana el suelo constantemente húmedo para favorecer el desarrollo de raíces en los estolones o esquejes de nuestra grama.

Siembra de la grama

La grama, como otras cespitosas, se puede sembrar. Este tipo de césped, denominados Bermuda, son más bastos que los procedentes del ray-grass inglés, poa pratense y de la Festuca pero por el contrario requieren menos agua y mantenimiento que el resto de céspedes.

Son céspedes ideales para jardines situados en zonas mediterráneas ya que estas praderas de césped son más exigentes en temperatura.

Después de preparar su suelo, aplique la semilla a la cantidad recomendada.
Si la tierra es pobre, se puede aplicar ligeramente un fertilizante orgánico después de la siembra, aunque no es un paso necesario para un crecimiento fuerte.
Muchos optan por cubrir sus semillas de grama después de plantar, aunque esto no es necesario. Si decides cubrir su semilla para ayudar a retener la humedad y mantener la semilla en su lugar, le recomendamos una profundidad máxima de 1-2 cm. Puede cubrir la semilla con tierra vegetal, paja esterilizada o musgo de turba. Las semillas cubiertas tales como las semillas de Bermuda y Trébol no deben cubrirse a más de 1 cm de profundidad.
Riegue suave y regularmente, manteniendo las semillas húmedas hasta que empiecen a germinar. Esto podría significar regar más de una vez al día si estás pasando por un período de sequía. Una vez que las semillas broten, riegue profunda y menos frecuentemente. Esto ayuda a asegurar una pradera de grama de raíces profundas y saludables.
No corte la grama hasta que esté a la altura recomendada.

Cuándo sembrar la grama

Las fechas ideales para la siembra de este tipos de céspedes son la primavera y el otoño.

Preparación del suelo para la siembra de la grama

Para ello eliminaremos las malas hierbas y las piedras. Posteriormente, pasaremos la mula mecánica para favorecer la aireación, descompactación y drenaje del suelo.

A continuación aportaremos un lecho inerte de arena de unos 5 cm en toda nuestra parcela pues de este modo tendremos un lecho que favorecerá el drenaje.

Dosis de siembra de la grama

Posteriormente, pasaremos un rulo compactador y a continuación, sobre este lecho, realizaremos la siembra de nuestra grama con una densidad de siembra de 30 gr/m2.

Seguidamente, cubriremos la siembra con turba negra y daremos un riego abundante y mantendremos el suelo húmedo hasta la nascencia de las semillas.

La grama es una cespitosa que se desarrolla bien en climas templado-cálidos y por tanto es sensible a las heladas. Llegado el invierno nuestra grama se pone marrón (no quiere decir que se seque) para reverdecer a la primavera siguiente.

Sí lo que queremos es minimizar estos efectos podemos sembrar junto con nuestra grama otras cespitosas como son la Festuca arundinacea, Agrostis estolonifera y Ray-Grass. De este modo tendremos un césped verde todo el año.

Los céspedes formados por grama son:

Más resistentes a los ataques de hongo.

Resistentes al pisoteo.

Resistentes a la sequía.

Aguantan el encharcamiento durante períodos cortos.

Llevan mal el sombreamiento.

Como la grama se extiende rápidamente es un buen césped contra las malas hierbas (trébol).

Esperamos que estos consejos os sirvan para tener un césped verde y sano durante todo el año.

Deja un comentario