¿Cómo plantar o sembrar césped?

Técnicas para sembrar o plantar césped y sus cuidados

Un elemento fundamental en el jardín como los propios árboles, los rosales o las flores es, sin duda alguna, el césped o pradera. Esta auténtica alfombra verde sirve como escenario para multitud de actividades al aire libre, en donde las personas que las realizan obtienen no pocos momentos de disfrute y sanas satisfacciones. Y esto se consigue a cambio tan sólo de algunos cuidados y atenciones, más exigentes en su regularidad que en su cantidad.

Siega, riego y abonado son los más básicos y frecuentes, y a ello se añade algún que otro trabajo de carácter más bien excepcional pero igualmente básico para la saludable vida de nuestro césped.

En el plano estrictamente paisajista, los céspedes o praderas se articulan como verdaderos tensores espaciales, que sirven de contrapeso en la relación que existe entre la casa y las demás masas verdes.

Siembra del césped paso a paso

Sí estamos pensando en realizar o construir nuestro jardín, lo primero deberíamos conocer los distintos tipos de césped por los que podemos optar, en función no sólo de la utilización que vaya a hacer de ellos, sino también del tiempo y atenciones que pretenda dedicarles.

Por tanto, nuestro primer paso es elegir nuestro césped en función del uso y tiempo que podamos invertir en su cuidado.

Cómo elegicespedr nuestro césped

Para ello debemos saber que existen ya distintas mezclas que se comercializan en semilla o en tepes.

Césped Ornamental

Este es el auténtico césped, el césped a la inglesa o Ray Grass, digno de los jardines mejor cuidados a los que realza con su fina textura y uniformidad. Resulta tan bellos como exigente; de hecho, para su plantación han de realizarse minuciosos trabajos preparatorios. En su conservación deben emplearse los medios más sofisticados como son segadoras helicodales. El riego ha de tener una relación estrecha con las condiciones ambientales, y en función de su frecuencia se aplicarán suficientes abonos.

Indispensables se hacen los desherbados químicos selectivos, el escarificado y el aireado, realizados todos de forma periódica.

Tipo de Mezcla: Gran proporción de Festuca en su variedades reptantes y encespantes. Admite ciertas variedades finas de Lolium o Ray-grass como complemento.

Césped de Recreo

Para todas aquellas personas que no gozan de tiempo suficiente para proporcionar grandes cuidados a su pradera, el segundo tipo que presentamos es ideal. Aguanta ciertos olvidos en el riego y es muy resistente a los pisoteos y, con su vegetación vigorosa, consigue competir con ventaja ante la invasión de malas hierbas. No necesitaremos para su siega una segadora helicoidal, pues con una una segadora rotativa sería suficiente. Algún abonado en la época de más uso, una escarificación anual y un aireado cada tres-cuatro años.

Tipos de Mezcla

Dada su rapidez de asentamiento y su crecimiento vigoroso, el Ray-grass inglés, Lolium perenne, será mayoritario en esta mezcla. La proporción de este césped puede llegar al 50% complementándose con Festuca, Poa y Agrostis.

Césped de uso intensivo

Para zonas de juego de niños, áreas sociales y deportivas o para jardines de aficionados al “picnic”, está el tercer tipo de pradera. Formado por gramíneas rústicas y sufridas, aguantará una intensa actividad sobre ellas a condición de respetar ciertas reglas en su mantenimiento.

Tipos de Mezcla

Formada por las variedades más resistentes de Ray-grass y Festuca en altas proporciones; también llevará Agrostis y Phleum.

Una vez tengamos seleccionado nuestro tipo de césped los pasos a seguir en la siembra de césped son:

Preparación del lecho de siembra

Para ello utilizaremos un sustrato vegetal formado por tierra vegetal, turba negra y arena. Posteriormente, para la siembra utilizaremos una sembradora que regularemos para una dosis de siembra de 20-30 gr/m2. De este modo conseguiremos una dosificación uniforme y una nascencia homogénea.

Posteriormente realizaremos el tapado de las semillas con turba negra, pues si utilizamos mantillo vamos a introducir malas hierbas en nuestro césped. Siempre es recomendable utilizar sustratos de calidad ya que de este modo evitaremos la introducción de malas hierbas en nuestras praderas.


 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *