1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

¿Cómo plantar o sembrar césped?

Técnicas para sembrar o plantar césped y sus cuidados

Si quieres saber más sobre plantas ornamentales

Un elemento fundamental en el jardín como los propios árboles, los rosales o las flores es, sin duda alguna, el césped o pradera. Esta auténtica alfombra verde sirve como escenario para multitud de actividades al aire libre, en donde las personas que las realizan obtienen no pocos momentos de disfrute y sanas satisfacciones. El césped es un conjunto de plantas tapizantes compuestas por distintas gramíneas. Y esto se consigue a cambio tan sólo de algunos cuidados y atenciones, más exigentes en su regularidad que en su cantidad.

Siega, riego y abonado son los más básicos y frecuentes, y a ello se añade algún que otro trabajo de carácter más bien excepcional pero igualmente básico para la saludable vida de nuestro césped.

En el plano estrictamente paisajista, los céspedes o praderas se articulan como verdaderos tensores espaciales, que sirven de contrapeso en la relación que existe entre la casa y las demás masas verdes.

Siembra del césped paso a paso

Sí estamos pensando en realizar o construir nuestro jardín, lo primero deberíamos conocer los distintos tipos de césped por los que podemos optar, en función no sólo de la utilización que vaya a hacer de ellos, sino también del tiempo y atenciones que pretenda dedicarles.

Por tanto, nuestro primer paso a la hora de sembrar césped es elegir nuestro césped en función del uso y tiempo que podamos invertir en su cuidado.

Cómo elegir nuestro césped

cesped

Para ello debemos saber que existen ya distintas mezclas que se comercializan en semilla o en tepes.

Césped Ornamental

Este es el auténtico césped, el césped a la inglesa o Ray Grass, digno de los jardines mejor cuidados a los que realza con su fina textura y uniformidad. Resulta tan bellos como exigente; de hecho, para su plantación han de realizarse minuciosos trabajos preparatorios. En su conservación deben emplearse los medios más sofisticados como son segadoras helicodales. El riego ha de tener una relación estrecha con las condiciones ambientales, y en función de su frecuencia se aplicarán suficientes abonos.

Indispensables se hacen los desherbados químicos selectivos, el escarificado y el aireado, realizados todos de forma periódica.

Tipo de Mezcla: Gran proporción de Festuca en su variedades reptantes y encespantes. Admite ciertas variedades finas de Lolium o Ray-grass como complemento.

Césped de Recreo

Para todas aquellas personas que no gozan de tiempo suficiente para proporcionar grandes cuidados a su pradera, el segundo tipo que presentamos es ideal. Aguanta ciertos olvidos en el riego y es muy resistente a los pisoteos y, con su vegetación vigorosa, consigue competir con ventaja ante la invasión de malas hierbas. No necesitaremos para su siega una segadora helicoidal, pues con una una segadora rotativa sería suficiente. Algún abonado en la época de más uso, una escarificación anual y un aireado cada tres-cuatro años.

Tipos de Mezcla

Dada su rapidez de asentamiento y su crecimiento vigoroso, el Ray-grass inglés, Lolium perenne, será mayoritario en esta mezcla. La proporción de este césped puede llegar al 50% complementándose con Festuca, Poa y Agrostis.

Césped de uso intensivo

Para zonas de juego de niños, áreas sociales y deportivas o para jardines de aficionados al “picnic”, está el tercer tipo de pradera. Formado por gramíneas rústicas y sufridas, aguantará una intensa actividad sobre ellas a condición de respetar ciertas reglas en su mantenimiento.

Tipos de Mezcla

Formada por las variedades más resistentes de Ray-grass y Festuca en altas proporciones; también llevará Agrostis y Phleum.

Una vez tengamos seleccionado nuestro tipo de césped los pasos a seguir en la siembra de césped son:

Cómo preparar la tierra para sembrar césped

Posteriormente realizaremos el tapado de las semillas con turba negra, pues si utilizamos mantillo vamos a introducir malas hierbas en nuestro césped. Siempre es recomendable utilizar sustratos de calidad ya que de este modo evitaremos la introducción de malas hierbas en nuestras praderas.Para ello utilizaremos un sustrato vegetal formado por tierra vegetal, turba negra y arena. Posteriormente, para la siembra utilizaremos una sembradora que regularemos para una dosis de siembra de 20-30 gr/m2. De este modo conseguiremos una dosificación uniforme y una nascencia homogénea.

Un factor fundamental para que el césped crezca sano y en buenas condiciones es preparar la tierra antes de plantar las semillas. Lo primero que hay que hacer es mojar la tierra sin llegar a inundarla y remover bien el suelo; lo normal es cavar unos 5 o 6 centímetros, pero si el suelo sigue teniendo un color similar al de la capa que está al aire libre, o mantiene un tono blanquecino, es aconsejable seguir cavando incluso hasta 20 centímetros. Se retiran las piedras con una azada.

Después se agregan fertilizantes y abonos, que bien puedes comprar en el vivero o hacerlos tú mismo en casa con restos de flores, hojas de otras plantas, e incluso cascaras de frutas, etc. En fin cualquier resto orgánico sirve a este propósito. Pasa el rastrillo para seguir removiendo la tierra.

Existen varios tipos de césped, según las temperaturas a que son sometidos o la luz solar que reciben; por lo que antes de comprar las semillas, ten claro dónde lo vas a plantar y las necesidades que el entorno requiere. Esparce bien las semillas, y vuelve a remover la tierra, pero esta vez de forma más suave empleando un rastrillo. Por último riega un poco el área sembrada evitando los chorros de agua. Un factor esencial para el crecimiento de las semillas de pasto es la humedad; hay que regar a menudo (en zonas cálidas, hasta dos veces al día) y mantener el suelo húmedo.

Cuidados del césped

Como ya se ha dicho, hay que regar con frecuencia y mantener el suelo húmedo. Las semillas de pasto crecen rápidamente y se pueden cortar una vez que alcancen los 6 o 7 centímetros. Después de este primer corte, no vuelvas a segar hasta que el pasto alcance la mitad de la longitud que quieres para el césped; es decir, si te gusta que el pasto tenga 10 centímetros de altura, espera a que crezca 5.

En cuanto a la mejor época para que sembrar semillas de pasto, es preferible entre mayo y julio, pero como depende del tipo de pasto que vayas a sembrar, pregunta en el vivero donde compres el pasto y que un profesional que conozca las características de la región en cuanto a temperatura, luz, y humedad te aconseje.

Si vas a sembrar sobre césped antiguo (resembrar) para tapar huecos, tienes que cortar el césped más bajo de lo que lo haces siempre. El proceso es muy parecido al que se sigue para plantar semillas de pasto por primera vez: remover cuidadosamente la tierra para oxigenarla utilizando una azada, añadir compost y fertilizante. Después se echan las semillas y volvemos a remover con un rastrillo, y con mucho cuidado se tapan las semillas. Se echa mantillo, y se vuelve a regar toda el área evitando echar chorros de agua.

Es importante mantener libre de malas hierbas nuestro césped como por ejemplo del trébol y de la grama

Enfermedades del Césped

Muchas son las distintas enfermedades que pueden aparecer en nuestra pradera de césped pero sólo os vamos a destacar algunas:

Mancha del dolar (Sclerotinia homeocarpa)

Es la enfermedad más mencionada en el mundo de los céspedes, aunque no suele ser la más frecuente.

Sobre la cubierta vegetal aparecen unas pequeñas manchas marrones de 2 a 6 cm de diámetro, que aumentan en número y tamaño. Las hojas terminan por secarse totalmente.

Cuando el césped tiene rocío, se puede observar el micelio blanquecino del hongo.

Los métodos de lucha directa son el empleo de: Iprodiona, benomilo, clortalonil, fenarimol.

Hilo rojo (Laetisaria fuciformis)

Sobre el césped aparecen unas manchas circulares de 5 a 20 cm de diámetro, con hojas sanas y enfermas, con unos filamentos rojizos muy característicos.

Provocan su aparición las carencias nutricionales y la humedad.

Las aportaciones de fertilizantes y la aplicación de Iprodiona, benomilo, clortalonil, fenarimol, controlan perfectamente la enfermedad.

Royas

Los síntomas son manchas de color amarillo claro que aparecen en las hojas y tallos. Son características las pútulas que se forman sobre las hojas.

Aplicaciones con benodanilo y oxicarboxina controlan perfectamente la enfermedad.

 

Deja un comentario