Cuidados y cultivo de la Gerbera Daisy. Consejos

Rate this post

Gerbera Daisy (Gerbera jamesonii) son frecuentemente cultivadas por sus flores brillantes y alegres en forma de margarita. Son originarias de Sudáfrica y vienen en varios tamaños y colores incluyendo rosado, amarillo, salmón, naranja y blanco, con tallas de flores de 10 a 15 cm de ancho. Hay muchos cultivares de gerbera daisy disponibles, cultivados por su color y forma de flor (únicos, dobles o múltiples pétalos). Para obtener los mejores resultados en el cuidado de una planta de gerberas, elija una variedad que sea compacta, ya que los tallos de las flores serán más resistentes en plantas compactas, y una que se adapte al tamaño de la maceta o al lecho de siembra en el que va a crecer.

Si quieres saber más sobre plantas ornamentales

Cómo cultivar plantas de Gerbera

El cultivo de las Gerberas es posible a partir de semillas, plántulas o división. La semilla es el método más barato, pero las semillas deben ser sembradas inmediatamente porque pierden la viabilidad rápidamente después de su apertura.

Cultivar las Gerberas a partir de plántulas o plantas divididas es más fácil y puede estar seguro del tipo de flor que será.

Si tiene plantas más viejas, las coronas se pueden levantar y dividir a principios de la primavera. Retire las hojas inferiores y vuelva a plantar inmediatamente.

Cómo plantar las Gerberas

Las plantas de Gerbera prosperarán en un lugar soleado y suelo arenoso. Un poco de compost añadido en la plantación estimulará el buen crecimiento de las flores.

En el caso de semillas recién sembradas, una mezcla con arena que drene bien es imprescindible, al igual que la luz indirecta.

La podredumbre de la corona es un problema común con las flores de gerberas, que es causado por plantar las coronas profundamente. La corona debe ser visible sobre el suelo y dejarse secar entre cada riego.

En la plantación la corona de la gerbera debe estar por encima del nivel del suelo y se debe tener cuidado de que el mantillo no cubra la corona. Si usted vive en un clima húmedo o húmedo o tiene tierra pesada, intente plantar en macetas que drenen bien.

Cómo cuidar de una Gerbera Daisy

Las plantas de Gerbera son susceptibles a enfermedades fúngicas, aunque las variedades más antiguas lo son menos. Las enfermedades fúngicas generalmente previenen de la pudrición de la corona, por lo que una correcta plantación y riego son esenciales para el cuidado de las gerberas.

Asegúrate de plantarlas con el espaciamiento adecuado y en áreas con mucha luz. Un poco de sombra clara en verano alto está bien, pero sin luz directa y completa las plantas se pondrán pálidas y no producirán casi flores.

Riegue por la mañana para que las hojas puedan secarse durante el día y disminuir el riesgo de pudriciones y enfermedades fúngicas.

El cuidado de las Gerberas también se puede mejorar utilizando un fertilizante líquido micronutriente como una emulsión de algas marinas o pescado.

Esté atento a las orugas y a los minadores de hojas. Rocíe, si es necesario, con un insecticida orgánico como piretrinas o aceite de neem.

Cultivar gerberas puede tener algunos desafíos, pero es una recompensa maravillosa cuando esas flores grandes florecen.

Cómo cultivar las plantas de Gerbera Daisy en el interior de nuestra vivienda

Las plantas de Gerbera requieren una combinación inusual de luz y temperaturas moderadas. Un lugar cerca de una ventana soleada puede estar demasiado caliente y puede quemar las hojas, pero sin la luz adecuada, la planta no florecerá.

La luz solar de la mañana a menudo es adecuada, pero asegúrese de que la planta esté protegida de la luz del mediodia o de la tarde. Aunque las gerberas toleran temperaturas frías, no sobreviven mucho tiempo en temperaturas por encima de los 21 grados centígrados. Si la planta se encuentra en luz indirecta, asegúrese de que la planta esté iluminada todo el día.

Encienda las lámparas o las luces de techo para complementar la luz disponible, especialmente durante el invierno.

Cuidados de las Gerberas cultivadas en interior

Si puede proporcionar suficiente luz para mantener su planta, el cuidado de la gerbera en interiores es mínimo.

Riegue la planta profundamente siempre que la parte superior de la tierra se sienta seca al tacto. Deje que la maceta escurra completamente antes de reemplazarla en el platillo o bandeja de goteo, ya que es probable que la planta se pudra en tierra húmeda.

Riegue cuidadosamente y mantenga las hojas lo más secas posible. Riegue con moderación durante los meses de invierno, pero no deje que el suelo se seque.

Las plantas de gerbera se benefician de la fertilización mensual durante la primavera y el verano con un fertilizante para plantas de interior o plantas en flor.

No abonar durante el otoño y el invierno.

Recorte las flores tan pronto como se marchiten para mantener la planta limpia y compacta, y para estimular más flores.

Retire el follaje dañado o muerto según sea necesario. Si la planta se ve con mucha hoja, transplántela en una maceta un poco más grande en cualquier época del año.

Plagas de las Gerberas

Las arañas rojas y los trips se alimentan de la savia celular de las Gerberas y debilitan las plantas. Ambos son difíciles de detectar. Mientras que la araña roja ataca los nuevos brotes, los trips se esconden en capullos de flores y a veces pueden dejar sólo restos rotos una vez que se abren las flores. Las orugas y los gusanos minadores mastican bordes desiguales en las hojas y pueden hacer que las plantas se marchiten repentinamente o que los tallos se colapsen.

La recolección manual es el mejor control para estas plagas más grandes, mientras que los insecticidas pueden usarse si las infestaciones de ácaros o trips son importantes.

Enfermedades de las Gerberas

Las Gerberas son susceptibles a muchas enfermedades fúngicas, de las cuales la botritis y oídio son las principales enfermedades.

La botritis es el nombre común del patógeno fungoso Botrytis cinerea, que deja un recubrimiento aterciopelado sobre flores y tejidos foliares infectados.

El oídio puede ser causado por diferentes patógenos fúngicos y es común en épocas de alta humedad o precipitaciones excesivas, aunque las esporas pueden germinar y esparcirse en ausencia de agua libre.

Las plantas de Gerbera que están espaciadas entre sí permiten que estas enfermedades se desarrollen más rápidamente. Aunque los fungicidas pueden ayudar en las primeras etapas de la enfermedad, dan mejores resultados en preventivo.

Deficiencias Nutricionales de las Gerberas

Las Gerberas generalmente tienen altos requerimientos de fertilizantes y necesitan aplicaciones regulares de acuerdo a las recomendaciones.

Se recomienda aplicar un fertilizante para plantas de flor una vez al mes o un producto de liberación lenta dos o tres veces durante la temporada de crecimiento activo.

Las plantas de Gerbera tienen una propensión a las deficiencias de hierro y manganeso, por lo que su elección de un fertilizante debe incluir estos micronutrientes esenciales. Aplique el fertilizante lejos de las coronas de las plantas, para que no penetre y queme el tejido de la corona.

Pudrición de la corona en las Gerberas

Los tallos de gerbera crecen alrededor de una corona central que debe permanecer ligeramente por encima del nivel del suelo, ya que puede pudrirse si se sumerge.

Cuando usted planta sus gerberas, debe ser capaz de ver la corona sentado justo en la parte superior de la tierra donde permanecerá más seca.

Muchos jardineros experimentan un problema común en la Gerbera con las plantas que prosperan durante un par de años y luego mueren. Esto puede ocurrir porque a medida que las plantas crecen, las coronas se hunden gradualmente en el suelo donde sucumben a la podredumbre.

Si levanta sus plantas cada dos años y las levanta por encima deel del suelo antes de replantarlas, no serán tan susceptibles a la podredumbre.

Deja un comentario