Como plantar Curcuma en una maceta

Cómo Plantar Cúrcuma 

El Cúrcuma pertenece a la familia de las zingiberáceas. De la planta del cúrcuma se extrae ese preciado condimento que es el “curry”. “El curry”,  es una de las especias más fuertes y con cantidades increíbles de propiedades que nos ofrece en su ámbito medicinal, de esta planta se utiliza para el consumo su rizoma.

Si quieres saber más sobre plantas ornamentales

Existen diversos trucos para el cultivo del cúrcuma uno de estos trucos y el más utilizado por los productores es humedad y el calor, la misma, necesita de alo menos una temperatura de 25 ºC, con un máximo de  30 ºC  para poder vegetar y desarollarse perfectamente. Es decir, hay lugares en los que esta planta no se logrará dar ya que es de clima cálido pero necesita una humedad ambiental alta.

 

Esta planta nos ofrece propiedades antibacterianas y antisépticas es por ellos que son excepcionales a la hora de aplicarla sobre quemaduras o heridas distintas. Actúa como antiinflamatorio y es totalmente efectiva para tratar enfermedades y dolencias tales como la enfermedad de la artritis.

Rizomas de Cúrcuma

La cúrcuma es como el jengibre, esta no tiene producción de semillas, es decir, que la plantación la realizaremos de distinta forma, lo cultivaremos a partir de su rizoma, debemos tener uno o varios rizomas para comenzar su producción.

Para la producción de la misma, el rizoma de cúrcuma debe tener al menos una yema a su costado. Si el mismo es mucho más grande lo puedes dividir en 2 pedazos para una mayor producción.

En cuyo caso que no encuentres ninguno que contenga las yemitas en forma visible, procedes a dejarlo fuera de la nevera y con el calor que reciba en pocos días o pocas semanas irán saliendo las yemas que te ayudaran a producir la cúrcuma.

Si decides plantarla en una tierra de alto drenaje o maceta, debes tener en cuenta el espacio de los mismo, para una maceta lo recomendable es que tenga al menos un ancho de 50cm y una profundidad de por lo mínimo 40 cm.

Recuerda que de la maceta debe drenar el agua, por lo tanto, si tu fabricas tu propia maceta, recuerda hacerle agujeros para que el agua drene. Esto por supuesto es para que no se estanque el agua y pudra la planta.

Si bien lo recomendable es plantarla en una maceta, debemos utilizar para su plantación gravilla. Colocaremos una base de gravilla en la maceta, haciendo una capa que facilite el drenaje del riego y añadiremos una parte de abono, fertilizante, utilizando también una parte de humus al menos en una proporción de 3 partes de sustrato y 1 sola parte de humus.

Esta tierra debe quedar algo esponjosa y aireada. Recordemos que el pH es importante y para la cúrcuma el más necesario es entre 4.5 y 7.5.

Luego continuaras haciendo un agujero en la tierra, y procedemos a introducir el trozo de rizoma y  comenzaremos a cubrirlo con la tierra dejando fuera la yema. Procedemos luego a regar con mucho cuidado con una taza de agua.

Debes tener en cuenta que la humedad en esta planta es necesaria, por lo tanto debes regarla cada dos días de manera obligatoria si quieres que crezca de la mejor manera.

El sol también es necesario para esta planta, con seis horas de sol es suficiente.

Beneficios del cúrcuma en la salud

La cúrcuma, más comúnmente conocida como cúrcuma, puede ayudar a tratar un gran número de dolencias diferentes. Desde siempre se ha usado la hierba para propósitos medicinales desde hace más de 4,000 años.

En la medicina ayurvédica y tradicional china, los herbolarios valoran a la cúrcuma como un agente antiinflamatorio y cicatrizante eficaz. Aunque generalmente se considera seguro cuando se toma como se indica, las dosis grandes de cúrcuma pueden causar malestar estomacal o, en raras ocasiones, úlceras.

Según el Centro Médico de la Universidad de Maryland, la cantidad de cúrcuma encontrada en los alimentos se considera segura. Las personas con diabetes o cálculos biliares, las personas que toman ciertos medicamentos recetados y las mujeres embarazadas o lactantes no deben tomar suplementos de cúrcuma sin hablar primero con su médico.

Problemas Digestivos

La curcumina estimula la producción de bilis en la vesícula biliar, lo que puede ayudar a mejorar la digestión. Los expertos respaldan el cúrcuma para tratar una variedad de problemas digestivos incluyendo indigestión, dispepsia, gases y dispepsia.

La planta de cúrcuma también puede beneficiar a los enfermos con enfermedades inflamatorias como la colitis ulcerosa. Un estudio publicado en 2006 en “Clinical Gastroenterology and Hepatology” examinó pacientes cuya colitis ulcerosa estaba en remisión.

Los pacientes que tomaban suplementos de cúrcuma diariamente experimentaron una tasa de recaída mucho menor que los pacientes que tomaban un placebo durante un período de seis meses.

Osteoartritis

La cúrcuma puede proporcionar algún beneficio a los que sufren de osteoartritis debido a su capacidad para reducir la inflamación.

En la India, los curanderos han usado la hierba durante miles de años para tratar y prevenir enfermedades inflamatorias como la artritis. Un estudio publicado en 2009 en el “Journal of Alternative and Complementary Medicine” examinó a pacientes con artritis de rodilla que tomaban extracto de Curcuma doméstica o ibuprofeno diariamente durante seis semanas.

Al final del estudio, los investigadores encontraron que la Cúrcuma doméstica funcionó igual de bien que el ibuprofeno para reducir el dolor causado por la artritis en la rodilla sin efectos secundarios adversos.

Cáncer

Aunque la investigación aún es preliminar, la cúrcuma puede ayudar a prevenir, controlar o incluso aliviar varios tipos de cáncer incluyendo el de mama, colon y próstata.

Un estudio publicado en 2001 en la revista científica “The Prostate”, encontró que la curcumina inhibe significativamente el crecimiento del cáncer de próstata y limita su propagación.

Aunque se requieren ensayos en humanos adicionales antes de que los médicos puedan recomendar la cúrcuma, la sustancia parece tener un fuerte potencial para combatir muchos cánceres diferentes.

El Centro Médico de la Universidad de Maryland explica que la hierba puede funcionar al detener el crecimiento de los vasos sanguíneos que suministran crecimientos cancerosos, y sus efectos preventivos pueden derivar de su actividad antioxidante, que protege a las células de daños.

Otros Beneficios del Cúrcuma

Los herbolarios y médicos usan la cúrcuma para tratar las úlceras estomacales, la diabétes, las infecciones bacterianas y virales, la uveítis y la aterosclerosis, aunque las investigaciones científicas acaban de empezar a examinar la eficacia de la hierba para tratar estas dolencias.

Algunos de los usos tradicionales de la cúrcuma, aunque clínicamente no probados, incluyen el tratamiento del eccema, endometriosis, tendinitis, bursitis, síndrome del túnel carpiano, cataratas, cirrosis del hígado, cálculos biliares, halitosis, enfermedad periodontal, cardiopatía y SIDA.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *