Cómo plantar un bonsái

Cómo plantar un bonsái

Los bonsáis tienen ese toque mágico y milenario que nos gusta tanto. Tener uno en casa requiere de múltiples cuidados, aunque estos varían dependiendo de la especie de árbol que elijamos. Por lo que antes de hacernos con un bonsái tenemos que investigar y preguntar a nuestro proveedor qué es lo que más le conviene a estas delicadas plantas.

Si el bonsái va a estar en el interior de vuestra casa, lo mejor es plantar una especie tropical, si es para el exterior, cualquier especie caducifolia o conífera puede servir. No obstante, antes de decidirte por una especie determinada, asegúrate de que el lugar donde los vas a plantar reúne las condiciones necesarios que tu bonsái necesita

Técnicas para plantar bonsáis

Si estás interesado en saber cómo plantar un bonsái, lo primero que has de conocer son las diferentes técnicas que hay para cultivar estas preciosas plantas.

Puedes empezar sembrando las semillas, que es la manera más económica, pero también la que más tarda (unos 5 años hasta que puedas comenzar a podar). Hay que remojar las semillas unas 24 horas antes de plantarlas; asegúrate de que la tierra de la maceta tenga buen drenaje, y de que contenga los nutrientes que tu bonsái necesita. Antes de empezar a entrenarlo, la planta debe estar fuerte o la perderás.

Puedes comprar un bonsái parcialmente formado, lo cual te evita la primera parte del proceso de poda, ya que sólo tienes que seguir las pautas que te dé el profesional que se ha encargado de su entrenamiento.

La última opción es elegir un árbol del campo y entrenarlo tú mismo, lo cual requiere mucha práctica y cuidados. Pero si te decides por esta opción, escoge un árbol jóven con tronco firme, que son los que se pueden adaptar al cambio de suelo (no obstante, cuando lo vayas a pasar a una maceta de entrenamiento grande, asegúrate de sacar bastante tierra junto con las raíces). También ten en cuenta la disposición de las raíces, que deben estar distribuidas de forma uniforme en todas direcciones. Los expertos aconsejan esperar mínimo un año antes de comenzar a podar.

Poda para formar un Bonsái

No es fácil podar un bonsái ya que requiere práctica y observación: si podas por un lado estás estimulando el crecimiento en otra parte de la planta. Se cortan hojas, capullos y  ramas para dar la forma que queremos. Hay infinitas maneras de dar forma a un bonsái; según los expertos, las más comunes y sencillas son Chokkan (hacia arriba con las ramas extendidas de forma uniforme en torno al tronco), Moyohni (también hacia arriba, pero de manera irregular), y Bunjingi (con el troco largo, algo torcido, y pocas ramas). No obstante, si vas a comprar un árbol parcialmente entrenado, habla con el profesional que se ha encargado de hacerlo para seguir las mismas pautas.

Cuidados adicionales para un Bonsái

Lo primero es evitar exponer al bonsái a fuertes cambios de temperatura, o temperaturas extremas; normalmente los árboles de exterior son más resistentes, pero en épocas de calor ten en cuenta la diferencia de temperatura entre el día y la noche.

Con respecto al agua y los nutrientes, existen en el mercado fertilizantes especiales para bonsáis, que les ayudarán a crecer fuertes. No te olvides de regarlos a menudo (pero sin pasarse en la cantidad) para que la tierra no se seque.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *