Plantar azafrán en casa

¿Sabías que cualquiera puede plantar azafrán y beneficiarse de los usos culinarios del llamado “oro rojo”? Pues sí, y además su cultivo es bastante sencillo; de hecho la razón de su alto coste no se debe a que necesite grades cuidados o peculiares condiciones climatológicas, sino a que se necesitan una gran cantidad de flores para obtener unos pocos gramos de esta especie aromática. Si te interesa saber cómo plantar azafrán en casa, hay tres aspectos que debes considerar.

Elige una ubicación ideal para el cultivo del azafrán y la época de plantación.

Para empezar, puedes plantar los bulbos de azafrán tanto en maceta como en tierra firme. Siempre que tengas en cuenta que no sea un suelo arcilloso, el cual resulta muy pesado. Lo mejor es un suelo que drene bien y permita filtrar el agua y el aire.

Si tienes oportunidad de medir el pH del suelo y la acidez, los valores del pH deben estar entre 6 y 8 para que el azafrán crezca con rapidez y sin problemas.  Estos medidores se pueden conseguir fácilmente en tiendas especializadas de jardinería.

Si vas a plantar azafrán en tu jardín o en tu huerto, ten en cuenta que la preparación del suelo debe hacerse antes de la siembra; la mejor época es a principios de invierno.  Hay que levantar la tierra unos 20 centímetros y mezclar con abono, para que el bulbo coja fuerza.

Si vas a plantar en una maceta, ten en cuenta lo mismo que se ha dicho anteriormente para su cultivo en jardín y, además, asegúrate de que tiene agujeros en su base para que expulse el exceso de humedad.

Por otra parte, el azafrán necesita sol y luz para que la flor se desarrolle, así que elige un lugar soleado para sembrar el bulbo o, si vas a utilizar una maceta, busca en casa un lugar con mucha iluminación y que reciba luz directa, al menos durante unas horas.

¿Sólo puedo sembrar bulbos?

Sí, el azafrán se cultiva sembrando los bulbos, que además se multiplican cada cosecha; de hecho, cada bulbo desarrolla dos flores, por lo que en unos pocos años, puedes llegar a tener una buena cosecha de azafrán. Es cierto que no es fácil encontrarlos, pero en tiendas especializadas los tienes, y se venden también a través de internet.

Cuándo recolectar el azafrán

Los bulbos de azafrán se plantan en junio hasta septiembre, y empiezan a florecer más o menos a principios de octubre, aunque el primer año de siembra, tardan un poco más. Para obtener el azafrán hay que extraer los tres filamentos rojos del pistilo, lo cual se puede hacer con unas simples pinzas de depilar.

Después hay que secar estos filamentos. Lo que se suele hacer es colocarlos sobre un tamiz para que pase el aire y, con una estufa o al sol, dejarlos a secar durante unos 15 o 20 minutos.  A continuación se dejan un recipiente cerrado durante 3 o 4 semanas, para que terminen de secar y adquieran ese sabor y aroma característico.  Ten cuidado ya que una vez que se han secado estos filamentos se rompen con mucha facilidad.

Como ves, cultivar azafrán es más fácil de lo que parece, así esperamos que te animes y siembres tu propio azafrán, lo cual dará el toque de gracia a tu huerto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *