La mimosa (Acacia dealbata): cuidados y consejos para su cultivo

La mimosa o Acacia dealbata es uno de los árboles de floración invernal más espectaculares y bellos, famoso por su excepcional floración de color amarillo oro.

Datos sobre la mimosa

  • Nombre – Acacia dealbata
    Familia – Mimosaceae
    Tipo: árbol
  • Altura – de 4 10 metros
    Exposición – pleno sol
    Suelo – bien drenado y arenoso
  • Follaje – siempre verde
    Floración – de enero a marzo

La plantación adecuada de la mimosa de invierno, su poda y los cuidados que le darás te ayudarán a tener un magnífico árbol de mimosa, ya sea en macetas o en el suelo del jardín.

Lea también: Albizia julibrissin, la Acacia de Constantinopla o árbol de la seda

Plantar una mimosa o Acacia dealbata

La mimosa se planta preferentemente en primavera o en otoño en un lugar soleado y protegido del viento.

Si optas por cultivar su mimosa en una maceta para una cubierta, un balcón o una terraza, su fragancia se extenderá por toda la casa y la barriada en cuanto se abran las primeras flores.

En efecto, a la mimosa le gustan especialmente los emplazamientos soleados y protegidos de las corrientes de aire, así como un suelo bien drenado.

Evita los suelos arcillosos, pesados y que no drenen bien. Para los suelos calcáreos, seleccione un árbol de mimosa en flor que esté injertado con un portainjerto autóctono local. Se adaptará mejor a ese tipo de suelo.

Consejos sobre cómo plantar una mimosa.

Para propagar la mimosa a través de esquejes, la mejor época es el verano (la tasa de éxito más alta, pero la primavera también está bien).

Recoge las semillas, estas germinan con facilidad.

Incluso puede cultivar una nueva mimosa a partir de la corteza.

En las regiones con inviernos duros, la mejor opción es plantar la mimosa en macetas grandes para poder llevarla al interior durante el invierno.

Cultivar la mimosa en una maceta

La mimosa es un árbol que crecerá muy bien en una maceta de jardín grande, aunque hay que proporcionarle las condiciones de crecimiento adecuadas.

  • No utilices nunca una maceta que retengan el agua, recuerda que requiere de suelos bien drenados, la maceta debe drenar libremente en el fondo para que el agua se escurra.
  • Empieza con una maceta más pequeña para que desarrolle su sistema radicular.
  • Asegúrate de que esté protegida del viento.
  • Busca un lugar con exposición soleada, ya que la mimosa requiere sol para florecer.
  • Después de 3-4 años, llegará el momento de trasplantarla a una maceta más grande.
  • Mezcla de tierra para cultivar la mimosa en una maceta
  • Utiliza una mezcla de sustrato para macetas que drene bien:

10% de arena de río y, para el resto, mitad de sustrato general y turba.

Adiciona unos puñados de compost por encima.

Si la maceta es demasiado grande, rellénala en lugar de trasplantarla.

Poda de las mimosas en maceta

A diferencia de las mimosas que se desarrollan en el suelo, que pueden crecer libremente, las mimosas que se cultivan en maceta deben podarse.

La poda de las mimosas cultivadas en macetas se debe realizar justo después de la floración. Para ello puedes utilizar una de nuestras mejores tijeras de poda

Recortar todas las ramas, dando al árbol la forma que desee para él: esfera, cono, etc.

Riego y abono de las mimosas en maceta

Las mimosas cultivadas en maceta se secan mucho más rápido, por lo que hay que regarlas a menudo.

Riega con regularidad, pero no demasiado, para no ahogar las raíces y mantener una humedad constante en el suelo.

Aporta abono para arbustos de flor durante todo el periodo de crecimiento.
O utilice un abono natural cada dos semanas durante la primavera y el verano para añadir nutrientes.

El árbol de la mimosa y las heladas invernales

El árbol de la mimosa luce brotes florales en medio del hielo y nieve. La mimosa resiste las heladas si son moderadas y breves, (-5°C) como máximo.

Cuando se cultiva directamente en el exterior y si hay varios días de heladas en tu zona, protege tu árbol poniendo en práctica nuestros consejos para proteger las plantas contra el frío.

La mimosa en maceta en invierno

Una mimosa cultivada en maceta no es tan resistente al frío y debe llevarse al interior para resguardarla en un lugar fresco durante el invierno si se producen heladas en su zona.

También puedes hacer un buen uso del vellón hortícola, envolviendo las ramas con la tela para el invierno al comienzo de las primeras heladas. Tu mimosa estará efectivamente protegida de las heladas.

Proteja también la base con una gruesa capa de mantillo de hojas secas.
Si trasplantas una mimosa en maceta al suelo, recuerde que debe invernar durante al menos tres años.

Esto es especialmente importante si previamente la has llevado al interior para protegerla. Estos tres primeros «inviernos al aire libre» endurecerán gradualmente el árbol hasta que pueda hacer frente a las heladas por sí mismo.

Poda y cuidados de la mimosa

Una vez que se ha instalado correctamente y con un sistema de raíces desarrollado, la mimosa requiere unos cuidados mínimos. Lo único que se puede temer es que una helada profunda y tardía afecte al árbol de la mimosa en plena floración.

Por lo demás, la mimosa es tan vigorosa que algunos la califican de planta invasora. Pero no se preocupe: el cuidado y la poda regulares frenarán su rápido crecimiento.

Cómo podar una mimosa

La poda del árbol de la mimosa se realiza después de la floración, ya que, si cortas el árbol en invierno, no tendrás ni una sola flor.

Recorte ligeramente las ramas en las que hayan nacido flores.

En cuanto aparezcan en el tronco, pellizca los chupones. Estos suelen salir a ras de suelo y debilitarán el resto del árbol.

Si al final del invierno observas ramas rotas y ennegrecidas a causa de las heladas, no dudes en cortarlas porque también debilitarán el árbol.

¿A qué velocidad crece un árbol de mimosa?

Un solo brote puede crecer hasta 1,5 metros en una sola temporada.

A partir de este brote, en la siguiente temporada, se desplegarán más ramas laterales.
Si quieres un arbusto bajo y tupido

Corta todas las ramas en cuanto alcancen los 50 cm.

Se ramificarán y crearán un arbusto redondo y denso que se cubrirá de flores en invierno.
No te preocupes por el momento, esto puede hacerse en cualquier momento.

Además, no dudes en recortar drásticamente si necesitas reducir el tamaño del árbol. La mimosa soporta bastante bien la poda dura.

Si quieres una forma alta, como la de un árbol:

  • Deje que el tallo más alto y principal crezca libremente.
  • Corte los chupones que crecen por el lado del tronco.
  • Elimine los chupones hasta la altura que quiera que tenga su «tronco».
  • Por encima de esta altura, las ramas comenzarán a abrirse en abanico y a crecer, formando una copa similar a la de un árbol.
  • La mimosa volverá a empezar desde las raíces, aunque la congelación haya acabado con el tronco.
  • Cultive el nuevo retoño en función de la forma que desee darle a su árbol.
Nota: Pode siempre su árbol justo después de una división o unión en Y con una rama más pequeña. Una alternativa es podar justo después (por encima) de un brote que pueda tomar la iniciativa y crecer. De lo contrario, acabará por desviar la atención de su árbol, lo que no es bueno.

Regar un árbol de mimosa

La mimosa no es un árbol que requiera mucho riego, excepto cuando está en maceta, por supuesto. Sin embargo, odia el exceso de humedad, que tiende a hacer que las raíces se pudran, matando finalmente al árbol.

Regar una mimosa plantada en el suelo

Es necesario regar en caso de sequías prolongadas, pero por lo demás, las reservas de agua contenidas en el propio árbol deberían responder a las necesidades de la mimosa.
Regar la mimosa en maceta

Las mimosas cultivadas en maceta requieren un riego regular y moderado durante el invierno. Sólo hay que proporcionarlo cuando no hace frío.
En verano y en caso de calor, riegue por la tarde para evitar que el agua se evapore inmediatamente.

Árbol de mimosa, puntos clave que hay que conocer

La mimosa es conocida gracias a los floristas que la venden en enero, cuando las flores están todavía en el capullo: ¡ya es lo suficientemente perfumada como para difundir su aroma por toda una casa!

Su follaje es perenne y su floración tiene un olor fresco y atrayente.

Es un árbol que florece en invierno, pero también es muy apreciado por el color de sus flores, la fragancia que desprenden y, sobre todo, por su periodo de floración.

En los meses más profundos y oscuros del invierno es cuando este árbol se cubre de color y libera su deliciosa fragancia primaveral por todo el barrio.

También puedes aprovechar todos los dones de este árbol en tu terraza, balcón o cubierta si lo plantas en una jardinera grande. Basta con que lo riegue en cuanto la tierra se seque.

Tenga en cuenta que hay una cierta confusión de términos: el árbol que comúnmente se llama mimosa es en realidad una acacia, mientras que el árbol que comúnmente se llama acacia es en realidad el algarrobo. Además, para los americanos, una mimosa es un árbol del género Albizia, el árbol de la seda.

Más claridad sobre los diferentes tipos de acacias

Ahora, sobre las variedades: se han numerado más de 1200 especies de árboles de mimosa en todo el mundo, y las primeras se introdujeron en Europa, primero a lo largo del Mediterráneo, y luego a lo largo del Atlántico. Desde entonces se han extendido por todo el hemisferio templado.

Consejo inteligente sobre el árbol de la mimosa

No es necesario añadir ningún tipo de abono, porque un árbol de mimosa nunca necesita fertilizante, ni siquiera al plantarlo. La excepción es cuando se cultiva la mimosa en macetas: hay que reponer la tierra.

Un simple mantillo es suficiente y evitará que el agua se evapore y que crezcan las malas hierbas.

Tu mimosa se mantendrá felizmente pequeña si la podas a menudo, y si la dejas crecer puede convertirse en un árbol alto.

Últimos Post

El centeno, guía para su cultivo

El centeno es una planta anual perteneciente a la...

Rotación de cultivos para aumentar la producción

Por lo general, los agricultores desean obtener ganancias a...

¿Qué es el marco de plantación y tipos?

¿Qué es un marco de plantación? En el campo...

¿Qué es el tempero?

Tempero es un término usado en agricultura para referirse...
No te pierdas...

El centeno, guía para su cultivo

El centeno es una planta anual perteneciente a la...

Rotación de cultivos para aumentar la producción

Por lo general, los agricultores desean obtener ganancias a...

¿Qué es el marco de plantación y tipos?

¿Qué es un marco de plantación? En el campo...

¿Qué es el tempero?

Tempero es un término usado en agricultura para referirse...

¿Qué es el método Jadam?

Hablando del método Jadam, se refiere a un tipo...
José Mª Díaz Sánchezhttps://www.google.com/search?kgmid=/g/11r_vhltnx
Soy Ingeniero Agrónomo por la Universidad Politécnica de Madrid, amante de las plantas y un entusiasta de la jardinería

Albizia julibrissin o Acacia de Constantinopla

Hoy agregaremos otro árbol al jardín. La acacia de Constantinopla, también conocida como árbol de la seda, es un árbol que, aunque es originario...

Acer palmatum. Cuidados y variedades

El Acer palmatum es originario de Japón, Corea y China. El Acer palmatum es una especie a la que pertenecen la mayoría de los...

El Alcornoque. Peculiaridades y cuidados

Quercus suber o Alcornoque es un árbol de crecimiento lento y longevo, algunos individuos viven hasta los 250 años de edad. Los paisajes de alcornoques...

7 increibles beneficios del tamarindo

Los beneficios para la salud del tamarindo han sido bien estudiados y van desde su capacidad de reducir la inflamación en todo el cuerpo,...

Trachycarpus fortunei o palmito. Resistente al frío

Trachycarpus fortunei o palmito: cuidados para su cultivo Elegir la palmera recta para su jardín puede ser una reto emocionante pero a la vez desalentador....

Plantación y cuidados de la Jacaranda

La primera vez que alguien ve un árbol de jacaranda (Jacaranda mimosifolia), puede que piense que ha visto algo de un cuento de hadas....

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí