1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Como plantar y cuidar los pinos

En como plantar un árbol ya hablamos de los distintos aspectos a tener en cuenta a la hora de plantar una conifera.

Descripción de los Pinos

Si quieres saber más sobre plantas ornamentales

Los pinos pertenecen a la familia de las Pináceas que forman uno de los géneros más numerosos de coníferas, repartiéndose sólo el Hemisferio Norte, entre América, Europa y Asia. Los pinos son coníferas sufridas, puesto que son capaces de medrar en condiciones de clima y suelo muy desfavorables, incluidas aquéllas que no son en absoluto adecuadas.

Por lo que se refiere a su aspecto, estas coníferas mantienen semejanzas con los demás miembros de su grupo botánico, tasles como un tronco fuerte en el que se insertan las ramas, a menudo mucho menos robustas, de forma verticilada, es decir, naciendo hacia todos los puntos o alturas escalonadas.

Las ramas principales crecen de manera continuada durante todo el año y a ellas se unen lateralmente otras, llamadas braquiblastos, que tienen un desarrollo limitado.

Las hojas de los pinos son de tipo aguja o acícula. Estas últimas, las más largas de casi todas las coníferas, se reunen en fascículos o grupos de dos, tres o cinco, lo que supone uno de sus más evidentes signos distintivos entre especies.

Sus flores se agrupan en conos que alcanzan su madurez al cabo de dos o tres años y dan como resultado las conocidas piñas.

Dado el alto número de especies de pinos que se plantan tanto en parques como en jardines, debemos reseñar algunas de las características  en las que debemos fijar para distinguir una de otra.

Características de los Pinos

Ya hemos mencionado que la reunión de las agujas en número de dos, tres o cinco es uno de los datos que sirven para diferenciar muchas especies. El aspecto de estas acículas, es decir, si son rígidas o blandas, están retorcidas o no, su coloración verde oscura, pálida, gris o azulada, así como su longitud, nos ayudarán aún más..

También el aspecto de las ramas nuevas y la forma que tienen de brotar las hojas del año sirven para distinguir ciertas especies.

Pero con seguridad lo que despejará las dudas para distinguir las especies es el tipo de flor, sobre todo su color y disposición en la rama, aunque para observarlas es preciso esperar el momento en que se manifiestan, que suele ser en primavera.

Por último, cabe contrastar los frutos maduros o piñas, que suelen presentar diferencias significativas entre especies.

No debemos olvidadar la capacidad natural de los pinos para hibridarse, hecho que, a veces, puede resultar un obstáculo para la correcta identificación de las distintas especies de pinos.

Cuidados de los Pinos

Estos árboles prefieren exposiciones soleadas o muy luminosas. En cuanto al terreno se debe estudiar antes de su plantación la preferencia de cada especie por situaciones litorales o de montaña, eligiendo la que corresponda en cada caso.

Una buena parte de los pinos resulta muy adaptable, aunque lo mejor es situar a cada especie en el lugar que le resulte, por naturaleza, más cómodo.

Hay pinos apropiados para terrenos arenosos cercanos al mar, otros prefieren las laderas rocosas de las montañas y hasta algunos se adaptan a suelos de naturaleza pesada; sin embargo, es difícil para casi todos ellos la pervivencia en los de tipo calizo.

 

Deja un comentario