Cómo plantar una magnolia en nuestro jardín

Los magnolios (Magnolia sp) son árboles de diferentes tamaños con hojas perennes o caducas, cuyo principal atractivo son las flores, grandes y provistas de llamativos colores, dotadas, en ciertas especies, de un aroma o fragancia delicioso.

Plantar un magnolio árbol

Existen muchas y muy notables especies e híbridos de magnolio utilizados en la decoración de parques y jardines desde hace largo tiempo. De ellas, agunas provienen del norte del continente americano, mientras que otras son originarias de Extremo Oriente. Su clasificación suele hacerse atendiendo al tipo de hoja, es decir, si es caduca o perenne y al período de floración. Así encontramos dentro de las magnolias tres grupos diferenciados:

  • Magnolios de hoja perennes.
  • Caducifolios de floración temprana.
  • Caducifolios de floración tardía.

Todos ellos producen flores vistosas de gran tamaño aunque, en el caso del tercer grupo, aquéllas resultan menos evidentes al quedar escondidas o tapadas por las hojas. Las magnolias son muy espectaculares en cualquiera de sus versiones, con grandes y numerosos pétalos que forman un capullo voluminoso, enorme en algún caso, que se abre para mostrar un diseño circular en medio del cual se sitúan, sobre un fuerte cono, estambre y pistilos que dan como resultado un fruto globoso de buen tamaño.

La altura que puede llegar a alcanzar una magnolia oscila entre la imponente figura de más de 25 m. de un Magnolia grandiflora y la casi arbustiva de apenas dos o tres de un Magnolia liliiflora. Esta amplio abanico de altura y magnitudes permite incluirlos en jardines de muy diversa extensión.

En general poseen un porte redondeado, con una ampia copa que, si no se desnuda de manera artificial en su parte inferior, llega casi a ras de suelo, dejando asomar una base de tronco corta y fuerte.

Cuidados y consejos en el cultivo y plantación del magnolio

Las magnolias admiten posiciones de pleno sol y sombra parcial. Las especies de floración primaveral han de situarse en un lugar protegido, en aquellas regiones de fuertes heladas invernales.

Los magnolios prefieren los terrenos de naturaleza algo ácida o neutra, con abundancia de materia orgánica en descomposición. Los que son demasiado pesados o húmedos provocan serios perjuicios en su desarrollo, haciendo que el follaje pierda color y densidad.

El magnolio de grandes flores (Magnolia grandiflora) ha sido plantado en parques públicos y jardines privados desde hace decenios, y aún hoy sigue siendo una especie de amplia distribución. Colocado como ejemplar aislado junto a la casa o sobre le césped, resulta siempre sobresaliente, así como formando alineaciones o emparejado para jalonar una entrada.

El efecto primaveral causado por cualquiera de los magnolios de hoja caduca y temprana floración es siempre fugaz, pero cada año más intenso. Magnolia soulangeana, Magnolia stellata o Magnolia liliiflora se cubrirán de grandes flores aún antes de que sus hojas empiecen a brotar, dando como resultado un espectáculo luminoso y sorprendente que nunca pasa desapercibido. cuando no están en flor quizá no parezcan ejemplares gran belleza, pero en ningún caso desmerecen gracias a su porte romántico y recogido.

Los magnolios de hoja caduca y floración estival son menos efectistas que el resto, pero aportan un matiz exótico o plantaciones arboladas más o menos amplias.

Magnolia cuminata es un árbol de gran crecimiento cuyas flores se pierden entre la densidad de sus ramas y que adquiere en otoño vivas coloraciones amarillas. Como el resto de especies de este grupo es mejor incluirlo en plantaciones en masa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *