Cómo plantar y cuidar una bananera

Cómo plantar y cuidar una bananera

La platanera o bananera es un árbol muy común en determinadas regiones de temperaturas cálidas, en las que hay bastante humedad. Sus frutos se comercializan desde hace décadas y son un imprescindible en muchos hogares.

Su cultivo es relativamente sencillo y requiere unos cuidados mínimos, en los que la temperatura y la humedad juegan un factor determinante. Existen varias especies de plataneras cuyo tamaño varía en función de la especie.

Condiciones y cuidados para el cultivo de la banana.

Para que este árbol de la banana crezca y se desarrolle necesita temperaturas que no sean inferiores a 25 grados. Además, requiere gran cantidad de agua  y humedad, para mantener sus hojas verdes y frondosas. Por lo que, hay que regarlo entre dos y tres veces por semana.

En cuanto al suelo, los expertos recomiendan una mezcla hecha a base de sustrato orgánico rico en potasio y tierra ácida.

No es necesario que les dé la luz solar de forma directa, pero es bueno que, si has plantado tu bananera en una maceta, la vayas rotando para que todas sus partes reciban un poco de luz solar.

Con respecto a la poda, lo mejor es una vez al año y, de forma ordinaria y cuando sea necesario, ir retirando las hojas muertas, las que han perdido color, y estén podridas o afectas por insectos.

Cultivo de la banana por medio de bulbos.

Es muy fácil encontrar bulbos de banana provenientes de una planta madre en cualquier vivero o a través de internet. Lo más importante es que estén en buenas condiciones y no tengan hongos. Una vez que ya tienes tu bulbo, conviene que lo remojes un poco para eliminar bacterias y suciedad.

Lo ideal es escoger una maceta grande ya que la banana crece con rapidez, y que tenga mínimo 50 centímetros de diámetro y agujeros en la parte inferior para que se elimine el agua sobrante. Para empezar con su cultivo, escoge una tierra ligera, preferiblemente ácida, que permita un buen drenaje, lo cual evitará que las raíces no se pudran. Agrega también una parte de compost, que puedes hacer tú mismo en casa a base de hojas, paja, serrín, flores, plantas sanas, restos de césped, etc. Y como se ha dicho antes, un sustrato rico en potasio.

Una vez has plantado el bulbo, recuerda fertilizar la tierra una vez al mes: puedes comprarlo en la tienda, aunque cualquier abono te sirve. Se coloca alrededor de la planta y su cantidad hay que aumentarla a medida que la planta crece. Un consejo: no utilices abono reciente porque desprende demasiado calor, lo cual podría dañar la banana.

Los bananos florecen entre 6 y 12 meses aproximadamente. La flor de color púrpura está protegida por hojas, que no se deben retirar, y a los dos meses (más o menos) los pétalos se caen y se ven los racimos de bananas

Épocas de frío: Cómo afectan al cultivo de la banana

Si has plantado el árbol bananero en una maceta, puedes tenerlo en el interior de tu casa en una habitación cálida, incluso puedes encender la calefacción. Antes de ponerla a invernar, retira las hojas y asegúrate de que el sustrato está húmedo. No hace falta regar la planta.

Si no es posible pasar la planta al interior de la vivienda, los expertos aconsejan cubrir el tallo con tierra o con una manta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *