Cómo hacer un jardín acuático

Rate this post

La creación de un jardín acuático, aunque sea alrededor de un estanque, no se puede improvisar como en un pequeño arriate de flores. La elección del emplazamiento no solo es cuestión de estética. Tendremos que tener en cuenta las exigencias técnicas y las necesidades de la fauna y de la flora, sin olvidarnos de la seguridad.

Si quieres saber más sobre plantas ornamentales

Dónde colocaremos el estanque

Cuanta mayor profundidad tenga el agua mayor cantidad de sol debe recibir. Si nuestro estanque tiene una profundidad comprendida entre 20-50 cms, seis horas de luz pueden ser suficiente, pero si la profundidad llega a 1 m estas 6 horas serán insuficientes.

Un calentamiento fuerte y rápido en verano es muy perjudicial para la vida acuática. Podemos reducir los daños mediante el uso de plantas flotantes como los nenúfares, que ofrecen sombra en la superficie, o las tan denostadas lentejas de agua.

Un estanque a la sombra da poco trabajo, sobre todo por lo que respecta a las algas, siempre que sea bastante profundo. Debemos escoger una flora poco exigente en lo que a la luz se refiere y abandonar la idea de ver florecer nenúfares y lotos. La sombra de los muros será preferible a la de los árboles, ya que estos últimos llenan el agua de hojas en el otoño.

¿Estanque o fuente?

Es casi todos los casos, se trata de una construcción artificial rellena de agua. La fuente es más pequeña y por lo general está hecha de obra.

En un jardín, el espacio acuático pretende imitar uno o varios entornos que van de la pradera húmeda al estanque profundo pasando por la flora de orillas y pantanos. La elección de las plantas y de la fauna queda en manos de ti, querido lector.

La forma del estanque

Siempre interesa disimular el contorno de nuestro estanque con la ayuda de plantas como: lirios de acuáticos, ligularias y otras especies de espectacular follaje.

Igualmente, es preferible sugerir la presencia de agua más allá de sus contornos reales mediante alfombras de plantas hidrófilas como las petasites.

Dentro del mismo orden de ideas, cuantos más recodos y curvas , más aumenta la ilusión de una charca naturaC

Cómo hacer cascadas para hacer correr el agua a distintos niveles

Si se presta el marco natural, una diferencia de niveles de 1 a 2 m permite conseguir efectos muy sugerentes: por ejemplo en una rocalla. Ofrece una buena ocasión para recrear una cascada entre dos o más planos de agua. El efecto es mágico.

Entre el punto más alto y el más bajo se colocan una o varias tuberías para reciclar el agua con ayuda de una bomba. En el otro sentido, desde la parte superior del depósito de recuperación, el agua se desliza de forma natural sobre un plano inclinado. Cuanto más constante sea el caudal de salida , más se estrecha el paso y más se acelera el movimiento del agua, lo que da la impresión de un pequeño torrente.

La poza más grande estará situada abajo del todo. Será la que sufra mayores variaciones volumétricas a causa de la lluvia.

La diferencia de nivel que pueda existir entre el manantial de arriba y un estanque intermedio no tiene mayor importancia. El agua puede salvar desniveles de 10, 20 o 30 cm, pero lo realmente importante es que no se rompa el flujo del agua.

La decoración de nuestro estanque

No hay que recargar demasiado las orillas con vegetación colocada en diferentes planos. Como adorno, podemos añadir pasos al estilo japones, pero fijados al fondo del agua. También podríamos colocar un pequeño puente de madera hecho con simples tablas paralelas apoyadas en los puntales, piezas gruesas de bambú o estacas de castaño

Piedras rezumantes y ruedas de molino

Estos elementos de construcción formaron parte de las innovaciones de los años 70, importadas sobre todo de Alemania y Suiza. Muchos jardines europeos fueron equipados con ellos y aún hoy en día están de moda. Se puede decorar un pequeño plano de agua de 8 a 30 m2 en un lugar llano con un pozo y rematarlo con una rueda de molino, o un bloque de piedra.

En el depósito puede haber una reserva de agua a la vista o bien oculta por una capa de guijarros bajo la rueda de molino: una bomba impulsa el agua que rezuma, gorgotea o brota en el centro de la rueda. El conjunto puede incluir también plantas acuáticas en macetas hundidas en el suelo

Las plantaciones en los jardines acuáticos

Antes de enumerar las plantas por categorías, veamos como se manipulan y se instalan en plena tierra o en medio del estanque.

Las plantas de las orillas y la decoración terrestre

En primer lugar se plantarán los árboles, ya que construirán la estructura del fondo. A continuación las plantas de gran envergadura como las gunneras, los rubibarbos, las maccleayas. A la hora de planificar su posición en el plano, hay que pensar en que pueden superar los 2 m de diámetro.

Una regla que vale tanto para las vivaces como para los arbustos: agrupar siempre plantas en número impar

Las plantas en el estanque

Una regla general: el conjunto de las plantas sumergidas no debe ocupar más de un tercio de la superficie del agua para permitir un correcto intercambio gaseoso.

Podemos plantar desde marzo hasta mayo. Las plantas acuáticas o de lugares húmedos se venden en pequeños recipientes agujereados o con las raíces al aire

Plantas próximas a la orilla

Butomus (junco con flor), Lirio acuático, Menta acuática, Menianto o trébol de agua, Sagitaria, Nymphoides peltata, Typha

Plantas para una profundidad media de 30 cm

Aponogeton, Eichornia (jacinto acuático), Nuphar lutea, Nymphaea, Potamogeton

Plantas de la orilla

Caltha, Geranio de pantano, Mimulus amarillo, Lysimacas, Ligularias, Miosotis de pantano, Polygonum bistorta, Rudbeckia nitida

Qué material elegiremos para el fondo de nuestra laguna

No parece un tema apasionante, pero es una de las cuestiones más importantes a las que hay que dar solución desde el inicio mismo del diseño de nuestro jardín acuático.

Las láminas de material sintético (liner) vienen siendo muy utilizadas desde hace algo más de 30 años. Van desde el plástico agrícola, provisional, hasta otros materiales como el caucho sintético.

El polietileno y otros materiales similares apenas aguantan una temporada. Pueden servir para crear una zona húmeda, que será alimentada por una derivación o un rebosadero. Se emplean en superficies de pocos metros y no son muy duraderas.

El PVC es un material de base que permite la creación de grandes planos de agua. Es elástico, resistente a los obstáculos y se adapta bien a todos los desniveles del terreno. El espesor de las láminas de PVC oscila entre 0,5 y 1,2 mm. Resulta fácil de reparar y tiene un precio razonable en el mercado

Los estanques prefabricados en fibra de vidrio y poliéster. En los catálogos se ofrece una enorme diversidad de modelos con diferentes formas y profundidades. Permiten originales composiciones, sobre todo cuando se trata de instalar un decorado acuático en jardines de rocalla o en las inspiraciones japonesas. Si se colocan en una posición elevada, pueden prolongarse hacia abajo con una corriente u otra superficie de agua sobre un fondo de liner. Los modelos hechos de poliéster cuentan además con orillas planas en el reborde exterior, lo que permite la creación de auténticos biotópos de ribera.

Deja un comentario