1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Madroño. Cuidados, plantación y usos

El madroño es un arbusto de hoja perenne, con porte cerrado y atractiva corteza, en el que destacan la floración y los frutos, presentes sobre los ejemplares de forma simultánea.

Arbutus unedo

Si quieres saber más sobre plantas ornamentales

El Arbutus unedo o madroño es oriundo del área mediterránea del contienente europeo y de Irlanda. Su gran adaptabilidad al terreno y al clima lo hacen estar presente en muchos puntos de la geografía española, con excepción de aquellos muy fríos.

La famosa imagen del oso y el madroño

Esta famosa imagen del oso y el madroño, emblemática de la comunidad de Madrid, da fé del arraigo ibérico de este árbol y de su valor como fuente de alimentación para muchos animales de nuestra fauna salvaje.

El madroño (Arbutus unedo) alcanza con el tiempo hasta 10 m de altura, desarrollando una copa amplia y redondeada, que puede darle porte de árbol. Sin embargo, durante su edad juvenil presenta un aspecto arbustivo, con ramificaciones desde la base.

En todo caso, el paso de los años hace aumentar de forma importante su valor ornamental.

Hojas, flores y frutos del madroño

Las hojas del madroño son perennes de un verde instenso, más pálidas por el envés de la hoja, coriáceas, aserradas en los bordes y con tonalidades rojizas en el pecíolo y nervaduras.

Florece en inflorescencias laxas de color blanco o blanco-rosa.

El fruto del madroño es una esfera carnosa, amarilla al inicio y roja en la madurez, de poco sabor pero comestible. En otoño, los frutos del madroño procedentes de la floración del año anterior y las nuevas inflorescencias penden juntos de las ramas del árbol, creando un original efecto.

Cuidados del madroño

El madroño tolera las exposiciones soleadas y aquellas sujetas a un sombreado de zonas arboladas no muy densas.

Es adaptable tanto a terrenos de naturaleza ácida como los calizos.

Consejos para la plantación de madroños

Es muy recomendable como ejemplar aislado en un jardín, ya sea sobre el césped, en un ángulo ajardinado de la casa o creciendo en un recipiente que adorne un patio. Resulta ideal para componer setos o cierres vegetales infomales y como fondo de arbustos.

Es una especie de gran valor ornamental en plantaciones de tipo rústico o paisajista, situado en taludes o terrenos irregulares o rocosos y en jardinería de marcado acento natural. En estos casos, encuentra inmejorables compañeros en azaleas, rododendros, lavandas, romeros, jaras y salvia con los que combina creando singulares efectos.

Cómo cultivar el madroño

Los madroños requieren de un suelo rico en nutrientes y bien drenado, con buena retención de humedad y con exposición al sol o semi-sombra, y resguardado de los vientos fríos y secos, especialmente cuando es joven. Crece bien en suelos arcillosos pesados y en suelos secos. La mayoría de las especies en este género requieren un suelo libre de cal, pero esta especie es bastante tolerante a la cal.

Los madroños han resistido temperaturas de hasta -16°c sin sufrir lesiones.

Los madroños se resienten ante la alteración de las raíces y se transplantan mejor en su posición final cuando son jóvenes.

Dales algo de protección en su primer invierno.

El árbol del madroño florece en noviembre y diciembre, el fruto tarda 12 meses en madurar y por lo que el árbol lleva tanto fruta madura como flores al mismo tiempo y es increíblemente hermoso en este momento.

Las flores tienen un suave aroma a miel.

Es ideal para el cultivo de contenedores.

Propagación del madroño

Las semillas almacenadas deben ser remojadas en agua tibia durante 5 a 6 días y luego sembradas en una posición sombreada en un invernadero. No dejar secar el compost. 6 semanas de estratificación en frío ayuda. La semilla generalmente germina bien en 2-3 meses a 20°c. Las plántulas son propensas a la humedad, se trasplantan mejor a macetas individuales tan pronto como son lo suficientemente grandes para manipularlas y deben mantenerse bien ventiladas. Cultivarlos en un invernadero durante su primer invierno y luego plantarlos a finales de la primavera después de las últimas heladas.

Usos medicinales del madroño

El madroño es poco utilizado en herboristería, aunque merece una investigación moderna. Todas las partes de la planta contienen galato de etilo, una sustancia que posee una fuerte actividad antibiótica contra la bacteria Mycobacterium. Las hojas, corteza y raíz son astringentes y diuréticos.

También son antisépticos renales y son útiles en el tratamiento de afecciones del sistema urinario como cistitis y uretritis. Su acción astringente los hace útiles en el tratamiento de la diarrea y la disentería y, como muchas otras plantas astringentes, se pueden hacer gárgaras para el tratamiento de la garganta irritada y dolorida. Las hojas se recogen en verano y se secan para su posterior uso. Las flores son débilmente diaforéticas.

Deja un comentario