Cómo plantar y cuidar una bromelia

Las bromelias son plantas muy vistosas, que se pueden cultivar tanto en interior como en exterior. Hay numerosas variedades de bromelias, entre ellas la piña, por lo que cuando la compres, interésate por el tipo de bromelia y los cuidados específicos que necesita. En cualquier caso, aquí os dejamos una serie de consejos, que os ayudarán a cuidarla en condiciones.

Cuidados de la bromelia riego y suelo

En general, los suelos comunes no les sientan bien a las bromelias, pero al haber tantas variedades, las condiciones del mismo son diferentes según el tipo de planta. Hay que tener en cuenta que en la llamada “variedad terrestre” (parecida a la piña) lo mejor es mezclar a partes iguales sustrato orgánico para siembra y sustrato corriente, con una parte de perlita o arena; el objetivo es formar un suelo con un alto grado de drenaje porque estas bromelias necesitan más agua de lo normal.

Cómo plantar bromelias en tronco

Si pertenecen a la variedad “no terrestre” o “epífita”, quiere decir que crece sobre otras plantas, y normalmente las encuentras en el vivero sobre un pequeño tronco de madera o en macetas. Puedes trasplantarla a una maceta, pero tiene que tener agujeros, no sólo en la base sino también por toda la maceta, ya que etas plantas necesitan aire; este tipo de macetas se venden en los viveros, o si eres un poco apañado, puedes hacerle tú los agujeros.

A las bromelias epífitas  también les viene bien un sustrato a base de trozos de árbol descompuesto, carbón vegetal, cascara de arroz y perlita. Otro suelo que les puedes proporcionar es a base de tierra vegetal, arena y turba rubia a partes iguales.

Tipos de Bromelias

Como sucede con el suelo, los cuidados dependen del tipo de bromelia que vayas a plantar. No obstante, si son epífitas o no terrestres, han de estar siempre al aire libre y en lugares muy luminosos. Lo cual no quiere decir que le tenga que dar la luz directa del sol; de hecho, ésta les sienta mal, salvo una variedad que crece en áreas desérticas.

Tampoco les favorece el exceso de agua, que provoca que las raíces se pudran.  Hay que vigilar que la tierra mantenga siempre un cierto grado de humedad, que es lo que las bromelias necesitan.

Las bromelias no soportan las heladas y necesitan temperaturas entre los 20⁰C y los 35⁰C. Por lo que en invierno debes considerar pasar tu planta a una habitación que tenga mucha luz y sea cálida.

En cuanto al uso de fertilizantes, espera a que tu bromelia se convierta en una planta adulta y no apliques nunca el fertilizante directamente; ten en cuenta que estas plantas crecen muy lentamente y que el fertilizante no va a influir en su crecimiento, aparte de que no lo absorben con la misma rapidez que otras plantas. Procura no pasarte con el fertilizante ya que se ha observado que las hojas se alargan en exceso y pierden densidad, al tiempo que disminuye el color de la misma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *